Los sorteos ordinarios son “El Pozo de la Lotería”, un juego novedoso que incorporó la modalidad de un primer premio que inicia en un valor y a medida que aumenta la venta del sorteo, la Lotería aumenta el monto de ese premio.
También admite la acumulación del primer premio. Esta se da cuando el número ganador no ha sido vendido, entonces el monto del premio pasa a sumar al primer premio del siguiente sorteo.